El coaching empresarial

El coaching tiene la creencia de que todas las personas tenemos dentro todas las respuestas que necesitamos, y la función primordial del coach es acompañar a la persona en el proceso de desvelar todas las preguntas.

¿Qué es el coaching empresarial?

El coaching es una nueva forma de aprendizaje y gestión de conocimiento que capacita a profesionales para desarrollar su trabajo y papel dentro de una empresa, además de atender a la obtención de objetivos y mejoras en ámbitos relacionados con la vida cotidiana de los mismos, así como a sus destrezas generales en el plano laboral.

En definitiva, podemos entender el coaching atiende tanto a fines relativos a los RR.HH. de una organización, como al ámbito concreto laboral y personal de quien se somete al proceso, haciendo posible la generación y transferencia de conocimiento con el fin de alcanzar la mejor versión de una empresa y de sus componentes.

Se trata de un proceso en el que hay que fijar objetivos y deben llevarse a cabo en función de los aspectos que la organización ha determinado que la persona sometida al coaching (coachee) debe fortalecer para desempeñar sus funciones lo más eficientemente posible.

Por su parte, el coach o mentor será el encargado de guiar al profesional en el camino de autoanálisis, descubrimiento de sus capacidades y la implicación de las mismas en el crecimiento de la empresa.

Por lo tanto, el coach será una persona con experiencia en el ámbito en el que se inserta la actividad de la organización, la cual se encargará de la de aconsejar, guiar y servir de ejemplo durante este proceso. Aunque no es estrictamente necesario, dado que un coach puede haber adquirido amplias destrezas para

¿Qué hace un coach?

  • Sesión de introducción: Define el contexto y ámbitos a trabajar.
  • El coach o experto establece, en vías de alcanzar los objetivos previstos, qué aspectos de la vida del coachee están más vinculados o afectan en mayor medida en las capacidades que este debe desarrollar. Los objetivos referidos deben constituirse de forma específica y tener un alcance concreto.
  • Exploración de la situación desde un plano ontológico y/o práctico, o una combinación de ambas posibilidades.
  • Tras conocer de forma general los antecedentes y condicionales actuales, se procede al inicio de una labor exploratoria, profundizando en los ámbitos que el coach considere más relevantes.
  • Aunque se trata de un proceso que puede llegar a durar meses, es conveniente llevar a cabo un control de la evolución y resultados del aprendizaje.

Por lo tanto, el coaching empresarial se trata de capacitar a los empleados para que se impliquen y comprometan laboralmente hacia actitudes grupales y positivas, traduciéndose en una mejor gestión de los conflictos internos.